Varias veces al día, el sonido del tintineante del juego de campanas de la torre de la Iglesia Nueva llena el centro de Delft. El carillón toca una ‘sintonía’ diferente cada cuarto de hora, cada media hora y cada hora. Además, el campanólogo de la ciudad toca con regularidad este instrumento único.

Metal de campana
En 1660 se instaló por primera vez un juego de campanas en la Iglesia Nueva. Se empezó con una serie de 36 campanas repartidas en tres octavas. La más pesada pesaba nada más y nada menos que 3.410 kilos. El maestro fundidor de campanas, François Hemony, las fabricó con los restos (metal de campana) del juego de campanas del ayuntamiento que en 1618 había quedado muy dañado por un incendio.

Nuevas campanas
Más tarde, el juego de campanas de François Hemony fue ampliado, entre otros por su hermano Pieter. Los hermanos eran famosos por la buena afinación de sus carillones. Solo después de trescientos años hubo que reemplazar las primeras veinte campañas desafinadas. Royal Eijsbouts, la empresa fundidora de campanas más grande del mundo vació las campanas en el viejo perfil y fabricó otras diez. De este modo se llegó a un total de 48 campanas con un alcance de cuatro octavas. Las campanas viejas pueden verse en la torre.

Como antes
Además de una serie de conciertos nocturnos y a petición en bodas en el ayuntamiento, el campanólogo toca el carillón los viernes de 19.00 a 20.00 y los martes y sábados de 11.00 a 12.00 horas. A esa hora también toca los jueves, día de mercado, como ya sucedían cuando las campanas estaban aún en el ayuntamiento.

 

Horario de cierre »

Cierre de la línea de tiempo ×