Desde Guillermo de Orange, casi todos los miembros de la Familia Real holandesa han sido enterrados en la Iglesia Nueva de Delft. La cripta real no es accesible al público. Por ello, nadie sabe el aspecto que tiene exactamente…

Misteriosa
En estos momentos hay en total 46 restos mortales en la cripta. No se permite el acceso del público a la cripta para proteger la privacidad de la Familia Real y porque no es apta para ello. El alcalde de Delft es quien custodia la llave.

Ataúdes desconocidos
La cripta real se compone de dos partes. La parte más antigua se halla justo debajo del sepulcro de Guillermo de Orange. Allí se encuentran los restos mortales del Padre de la Patria y de diez de sus familiares más cercanos. Sin embargo, también hay tres pequeños ataúdes que llevan la inscripción ‘desconocido'. Seguramente dos de ellos contienen los restos de los nietos nacidos muertos de Guillermo de Orange. Sin embargo, no se sabe con seguridad.

Aguas subterráneas
La segunda parte de la cripta real es bastante más grande y se encuentra unos metros detrás de la primera. Esta cripta se utilizó por primera vez en 1822. Durante la revolución francesa, la cripta no fue saqueada, a diferencia de la de los Nassau en Leeuwarden. No obstante, la cripta sufrió daños debido a la subida del nivel del agua subterránea cuando a finales de la Segunda Guerra Mundial se agotó el gasóleo de las estaciones de bombeo e Delft.

Un pesado sillar
En el transcurso del tiempo, la cripta se reformó en varias ocasiones. La reina Guillermina hizo colocar un pesado sillar con cuadro aros de cobre en las esquinas sobre la entrada a la cripta. Este sillar lleva el escudo de la familia de Orange-Nassau y en latín la inscripción: 'Aquí espera la resurrección Guillermo I, Padre de la Patria'.

 

Cronología histórica

Cierre de la línea de tiempo ×